Qué acompañamientos practicar para tocar el piano con más soltura

Inicio > Lecciones de piano > Acompañamientos para tocar el piano.

Si ya has leído los otros artículos de esta serie, sabrás que para tocar el piano con más facilidad te estoy explicando una serie herramientas que te servirán para cualquier canción pop - rock que quieras tocar.

Una vez conoces los acordes y progresiones más utilizadas, el siguiente paso es convertirlas en un acompañamiento un poco más elaborado.

Si te aprendes tres o cuatro patrones diferentes, de tal manera que puedes tocarlos casi sin pensar, tendrás más libertad para centrarte en la parte bonita y reconocible de cualquier pieza musical: la melodía.

Ya sea para interpretar piezas conocidas, o para improvisar las tuyas, conviene que puedas centrar tu atención en tu mano derecha.

Existen cientos de posibilidades, pero para que sepas por donde empezar, te he preparado una lista con algunos de los más fácil de incluir en cualquier tema.

Elije los que más te gusten y trabaja hasta dominarlos. Casi sin darte cuenta irás incorporando pequeñas variantes que harán tus interpretaciones más interesantes y personales.

acompañamiento acordes para piano

Sencillo,  ¿no?

Cuando estás empezando a desarrollar una melodía con la mano derecha, viene bien empezar con los acordes en bloque.

Vamos a hacerlo un poco más interesante acentuando el primer tiempo de cada compás. Te propongo algunas variantes.

Tocando con más fuerza el primer tiempo

patron acompañamiento 1b

Tocando el acorde completo en el primer tiempo, y en el resto la nota 5ª aislada.

mano izquierda piano

O podemos darle la vuelta y acentuar el último tiempo, convirtiendo la última negra en dos corcheas. 

acompañamiento para tocar piano

Esto queda especialmente bien si se produce justo entre el cambio de acordes.

A lo largo del artículo utilizaré la misma canción para ponerte los ejemplos. Así puedes ver cómo utilizar uno u otro patrón cambia el sentimiento de la canción. He elegido para ello la canción "Vivo Por ella"

ROMPIENDO EL ACORDE EN DOS: EL BALANCÍN

( Imagine)

En el primer ejemplo los cuatro tiempos sonaban igual (salvo pequeñas modificaciones en tempo o matiz). En este caso hay una clara diferenciación entre el primer y el tercer tiempo, y el segundo y el cuarto de cada compás.

El nombre “el balancín” es uno que me he inventado para que podamos referirnos a este tipo de acompañamiento con menos palabras. No es un nombre oficial, la gente no te entenderá si te refieres a él de esta manera. El nombre hace referencia a la manera de tocarlo, que parece que va y viene.

acompañamiento para tocar piano

Es recomendable que los tiempos dos y cuatro (el acorde de 3ª+5ª) los toques muy suave, sino sonará demasiado mecánico.

Y como en el ejemplo anterior, vamos a ver un par de variantes.

En esta ocasión el acorde (octava) va en el primer y tercer tiempo, y la nota suelta (la 5ª) en el segundo y cuarto.

patrón mano izquierda

Con esté patrón le daremos a cualquier tema cierto sabor clásico. 

(Singing in the Rain, Stars Shining Right Above You, Be our Guest)

A LA MANERA "CLÁSICA"

Como te puedes imaginar por el título, es un tipo de acompañamiento muy utilizado en la música clásica. Es muy común verlo en corcheas. (Mozart, Alberti)

acompañamiento

Este tipo de acompañamiento ya da pie a muchísimas variantes:

Alternativa sencilla, menos clásica y más pop.

acompañamiento pop

Cogemos la 3ª y la movemos una octava más arriba.

acompanamiento para piano

Para hacerlo más fluido podemos tocarlo en corcheas,  o mejor aún, semicorcheas.  (Someone like you)

acomp adele

Patrón descendente para un sonido más melancólico.

(The one that got Away)

variante 3

ACOMPAÑAMIENTO ARPEGIADO

El acompañamiento para piano por excelencia. Cualquier canción de cualquier estilo puede acompañarse de esta manera y sonará fluida, elegante y delicada.

Ojo, que subiéndole la velocidad y/o la fuerza puede dar lugar a interpretaciones muy épicas.

La versión básica es muy sencilla porque no hay cruces de dedos y la mano casi no se mueve. Puede ser un buen truquito cuando necesites un acompañamiento rápido, con muchas notas, pero no quieras complicarte.

arpegios para tocar el piano

Si con el tipo clásico ya había variantes, imagina con este. Te propongo unas cuantas.

El cruce del dedo recomiendo que lo hagas con el dedo corazón (3) y no con el índice (2).  

Si en algún momento, quieres continuar el arpegio hacia notas más agudas, debes hacerlo con el corazón. Así que es  mejor que te acostumbres a hacerlo siempre con el mismo dedo para que sea algo automático, y no tengas que estar pensando “ahora sí, ahora no”.

acompañamiento arpegiado

Una variante que le da un toque bastante potente es sustituir el segundo par de corcheas por una blanca. Esto te permite subir la velocidad sin aumentar la dificultad.

Para que quede de bien, debe producirse el cambio de acorde después de la blanca. Si repetimos dos veces seguidas el mismo arpegio sin cambiar el acorde, la repetición quedará menos bien.

En algunas canciones puedes encontrarte este acompañamiento en forma de tresillo. (Unchained Melody, What a wonderful wordl)

EXTRAS

Estos son los cuatro grandes grupos de acompañamiento más comunes en la música pop. Si eres principiante, con los tipos principales y las subvariantes que te he propuesto, tienes para empezar e ir interpretando tus primeras canciones.

Por supuesto, puedes jugar con ritmo, tempo, duración de las notas, todo lo que quieras para obtener tus propios acompañamientos. Las posibilidades son casi infinitas.

Si quieres avanzar un poquito más, hay varias cosas que puedes probar, y que te abren aún más el abanico de posibilidades. Los llamo “extras”, porque puedes irlos añadiendo a lo que ya sabes.

  • Octava baja
  • Síncopas
  • Novenas
  • Notas intermedias

Son combinables, así que puedes hacerte tus propios acompañamientos a medida. Yo te voy a poner un ejemplo par​a cada uno de los cuatros tipos de patrones que hemos visto.

OCTAVA BAJA

Al cambiar de acorde, el primer tiempo del compás, la primera nota la realizas en una octavas más baja.

Para maximizar el efecto, es importante que lo hagas solo en el cambio de acorde. Si el acorde dura varios compases y utilizamos este recurso al inicio de todos, pierde impacto.

Esto le da mucha fuerza a la canción, por lo que debes usarlo en el clímax. Por ejemplo, en el último estribillo.  No desgastes su efecto usándola demasiado.

Acordes en bloque

octava en acorde bloque

El balancín

Fíjate que la primera se toca acentuada y la segunda no.

octava en balancín

A la manera clásica

Fíjate como aquí te indico un cambio de acorde en el segundo compás. Si la canción no tiene cambios de acordes medianamente rápidos este acompañamiento no sería apropiado, terminaría siendo un poco repetitivo.

Arpegios

Aquí también es preciso un cambio de acorde. Si repites dos compases seguidos el mismo acorde, no quedará bien.

octava en arpegios

SÍNCOPA

En términos musicales, la síncopa es algo que se sale del ritmo de la canción. Es decir, lo normal es que la primera nota de un compás coincida con el primer tiempo (el primer clac del metrónomo), cuando entra a “destiempo” lo llamamos síncopa.

Aplicado a acompañamientos, significa que la mano izquierda tiene un silencio en el primer tiempo del compás. Es un recurso que a mí me gusta mucho, es muy sencillo, y ese momento de suspense hasta que entra la mano izquierda le da un toque épico a las canciones.

Este recurso me gusta utilizarlo especialmente en los acompañamientos arpegiados.

Como este tipo de acompañamiento es el más difícil porque es el que más cruces de dedos tiene, cuando lo canción se pone en modo épico y sube el tempo, saltarse la primera nota facilita mucho la interpretación.

Te da un milisegundo extra para mover la mano de nuevo a su posición inicial.

Acordes en bloque

Nos saltamos los que suelen ser los tiempos fuertes de cualquier compás.

Arpegios

Para que quede bien, el silencio de la mano izquierda debemos ocuparlo con una nota potente de la mano derecha.  Por ejemplo, en acorde en bloque acentuado

sincopa en arpegios

Igual que el recurso de la octava baja, es recomendable que lo utilices en los momentos de mayor fuerza de la canción.

NOVENAS

Atención que este extra es la joya de la corona de este artículo.

Pequeño kit kat, por si lo de las "novenas" te suena a chino. Una novena es un intervalo. Si has ido leyendo la serie "Piano Fácil" en orden , ya sabrás lo que es un intervalo de quinta, una tercera mayor y una tercera menor. 

Pero, en corto, la 9ª es la novena nota contando a partir de la nota raíz. Es decir, una nota más que la octava. Si nuestra nota raíz es el do, la octava es un do más agudo, y la novena es el re.

O sea, que la novena y la segunda es lo mismo. Si piensas que es la segunda, es más fácil de calcular: una tono (dos semitonos) más que la raíz.

Esta herramienta es especialmente aplicable en los tipos de acompañamiento 3 y 4,   pero también te puede servir para meter algo de variedad en los tipos 1 y 2.

Acordes en bloque

Si tienes la mano tan grande que abarcas a la novena, perfecto. Si no llegas, como en mi caso, tendrás que ayudarte de la mano derecha, incorporando la novena a la melodía de la mano derecha.

para tocar el piano novena

El balancín

En este tipo de acompañamiento es donde se te pueden ocurrir más combinaciones.

Fíjate en la digitación. Practícalo hasta que te salga con soltura.

A la manera clásica

Me encanta cómo le da un toque más melodioso a este tipo de acompañamiento, que en algunos casos puede sonar un poco mecánico.

Por supuesto, también puedes usarlo con semicorcheas.

novena a la clásica

Arpegios

En los arpegios es donde la novena se luce. Te da  muchísimas opciones.

Por ejemplo:


novena en arpegio

Arpegios

Otra variante, ligeramente más complicada porque aquí sí que se produce cruce de dedos.

novena en arpegio 2

Y la madre del cordero. El tono es muy muy similar al que acabamos de ver, pero el mayor número de pulsaciones y la octava baja la convierten en la opción ideal para el clímax de cualquier canción. Por supuesto, es la más difícil, sobre todo con el tempo alto.

extra novena arpegio 3

Para tocar piano aún mejor...

Más adelante publicaré otros artículos con nuevas ideas. Pero con esto ya tienes para prácticar unas cuántas semanas.

¿A qué esperas? Al piano!

¿Utilizas alguno de estos patrones? ¿O tienes otras variantes en tu arsenal? Si tienes algún video... ¡porfa, compártelo en los comentarios!

Otros artículos de la serie "Para tocar piano fácil"...

leer piano facil
leer "acordes"
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (5 votos, promedio: 4,80 de 5)
Cargando…
¿Te apetece repartir un poco de amor? 🙂

Una respuesta a “Qué acompañamientos practicar para tocar el piano con más soltura”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *